Sen McGlinn's blog

                                  Reflections on the Bahai teachings

A la Conferencia de los Cuerpos Continentales de Consejeros

TR AD U C C I Ó N

(de cortesía)

28 de diciembre de 2010

A la Conferencia de los Cuerpos Continentales de Consejeros

Muy queridos amigos:

1. Han transcurrido ya quince años desde que, en una ocasión como esta, le dimos al grupo
de Consejeros reunidos en Tierra Santa el primer indicio del rumbo que habría de tomar la
comunidad bahá’í si iba a acelerar el doble proceso de su expansión y consolidación, un rumbo
que la experiencia acumulada le había enseñado a trazar con confianza. No es menester referirnos aquí a la distancia recorrida en un mero decenio y medio; el historial de logros habla por sí solo. Hoy les invitamos a comenzar sus deliberaciones sobre la siguiente etapa de la gran empresa que ha acometido el mundo bahá’í, una etapa que se extenderá desde Ridván 2011 hasta Ridván 2016, y que constituye el primero de los dos Planes de Cinco Años consecutivos que culminarán en el centenario de la inauguración de la Edad Formativa de la Fe. Les pedimos que durante los próximos días, formulen una concepción clara de la manera en que los Consejeros y sus auxiliares van a ayudarle a la comunidad a construir sobre sus extraordinarios logros, con miras a extender a otros ámbitos de acción el modo de aprendizaje que, indiscutiblemente, ha llegado a caracterizar sus esfuerzos de enseñanza, a adquirir la capacidad necesaria para emplear con un alto grado de coherencia los instrumentos y métodos que ha desarrollado con tanto esmero, y a engrosar, rebasando con mucho toda cifra anterior, las filas de quienes, atentos a la visión de la Fe, están laborando tan asiduamente en procura de la misión que Dios les ha conferido.

2. En nuestro mensaje de Ridván de este año, describimos la dinámica del proceso de aprendizaje que a lo largo de cuatro Planes globales consecutivos ha cobrado impulso progresivamente, realzando así la capacidad de los amigos de trabajar en las bases. Desde esta posición estratégica, el panorama es realmente espléndido. Con más de 350.000 almas que han completado el primer curso del instituto en todo el mundo, la capacidad de darle forma a un modelo de vida que se distinga por su carácter devocional ha aumentado notablemente. En entornos diversos en cada continente, pequeños grupos de creyentes se están uniendo con otros en oración, volviendo sus corazones en súplica a su Creador e invocando la ayuda de esas fuerzas espirituales de las cuales depende la eficacia de sus esfuerzos individuales y colectivos. Que casi se hubiera duplicado la reserva de maestros de clases bahá’ís para niños en un período de cinco años, alcanzando un total aproximado de 130.000, ha permitido que la comunidad responda de todo corazón a las aspiraciones espirituales de los niños. Que se sextuplicara, en ese mismo periodo, la capacidad para ayudar a los prejóvenes a transitar por una etapa tan crucial de sus vidas indica el nivel de compromiso con este grupo de edad. Lo que es más, numerosos amigos por doquier se hallan dispuestos a entablar una conversación con personas de variadas procedencias e intereses, y a emprender con ellas una exploración de la realidad que lleve a una comprensión compartida de las exigencias de este período de la historia humana y de los medios necesarios para abordarlas. Y la multiplicación sistemática de las actividades básicas en todo el mundo —que cuentan ya con no menos de medio millón de participantes identificados— se va alimentando de los esfuerzos de cerca de 70.000 amigos capaces de servir como tutores de círculos de estudio.

3. Tal como quedó claro en nuestro mensaje de Ridván, en el sistema creado para desarrollar sus propios recursos humanos, la comunidad del Más Grande Nombre dispone de un instrumento de potencialidades ilimitadas. En una gran diversidad de circunstancias, prácticamente en cualquier agrupación, le es posible a un núcleo creciente de personas generar un movimiento hacia la meta de un nuevo Orden Mundial. Diez años atrás, cuando introdujimos el concepto de agrupación —constructo geográfico que busca facilitar el pensar acerca del crecimiento de la Fe— presentamos un esquema de cuatro etapas globales de su desarrollo. A medida que la comunidad bahá’í se aprestaba a implementar las disposiciones del Plan, este esquema resultó ser inmensamente útil para darle definición y forma a lo que es esencialmente un proceso en marcha. La vasta experiencia que se ha acumulado desde entonces hace posible ahora que los creyentes conciban el movimiento de una población, impulsado por fuerzas espirituales crecientes, como un todo continuo rico y dinámico. Si bien ustedes ya están bastante familiarizados con este movimiento, examinar brevemente el proceso que se despliega en la agrupación servirá para poner de relieve su naturaleza fundamentalmente orgánica.

Un programa de crecimiento

4. Invariablemente, son las oportunidades para entablar conversaciones significativas y
distinguidas con los residentes locales, que les proveen las circunstancias personales a los creyentes que se involucran al principio (o quizá a un solo pionero de frente interno), las que determinan la manera en que se inicia el proceso de crecimiento en una agrupación. Un círculo de estudio conformado por algunos amigos o colegas, una clase que se ofrezca a varios niños de un vecindario, un grupo de prejóvenes que se forme en horario extraescolar, una reunión devocional que se organice para familiares y amigos —cualquiera de ellas puede servir como estímulo para el crecimiento. Lo que sucede después no sigue una trayectoria predeterminada. Las circunstancias particulares pueden justificar darle preferencia a una de las actividades básicas, multiplicando su número a un mayor ritmo que las demás. Es posible igualmente que las cuatro avancen a un ritmo similar. Puede pedírseles a equipos de colaboradores externos que vengan a impulsar el conjunto naciente de actividades; pero independientemente de los detalles específicos, el resultado deberá ser el mismo. El grado de cohesión que alcancen las actividades básicas en cada agrupación debe ser de una magnitud tal que en su totalidad éstas se perciban como un programa incipiente de expansión y consolidación sostenida de la Fe. Es decir, cualquiera que sea la forma en que se combinen y por pequeño que sea su número, las
reuniones devocionales, las clases de niños y los grupos prejuveniles son mantenidos por personas que están avanzando por la secuencia de cursos del instituto y que se hallan comprometidas con la visión de la transformación individual y colectiva que estos cursos fomentan. Este flujo inicial de recursos humanos hacia el campo de la acción sistemática señala el primero de varios hitos que se alcanzarán en el proceso de crecimiento sostenible.

5. Todas las instituciones y agencias que promueven el propósito de la presente serie de Planes globales deben exhibir la agilidad que el nacimiento de un proceso tan dinámico requiere —pero ninguna más que la de los miembros del Cuerpo Auxiliar. Brindar ayuda a los amigos para que visualicen este primer hito, así como las múltiples maneras en que este se puede alcanzar, es central en la labor de todo miembro del Cuerpo Auxiliar y de su creciente número de ayudantes. En ello, así como en todas sus tareas, deben mostrar amplitud de visión y claridad de pensamiento, flexibilidad e ingeniosidad. Deben trabajar hombro con hombro con los amigos, apoyándoles en sus dificultades y participando de sus alegrías. Algunos de estos amigos pasarán rápidamente a la vanguardia de la actividad mientras que otros lo harán con mayor cautela; pero todos necesitarán recibir apoyo y aliento, no ofrecidos en abstracto sino sobre la base de ese conocimiento profundo que sólo se adquiere cuando se trabaja uno al lado del otro en el campo del servicio. La fe en la capacidad de cada persona que demuestre su deseo de servir será un rasgo esencial de los esfuerzos de quienes han de despertar en los creyentes una participación sin reservas en el Plan. El amor incondicional y libre de paternalismo resultará indispensable, si es que han de ayudar a convertir la indecisión en coraje que nace de la confianza en Dios y a transformar el anhelo de participar en algo emocionante en un
compromiso con la acción a largo plazo. La determinación serena será de importancia vital conforme se afanen por demostrar que los escollos pueden convertirse en puntos de apoyo en el camino del progreso. Y el que estén dispuestos a escuchar, con una aguda percepción espiritual, será invaluable a la hora de identificar esos obstáculos que pueden impedirles a los amigos valorar la importancia de la acción unificada.

Aumentando la intensidad

6. Es importante notar que con el nacimiento de un programa de crecimiento, surge un espíritu de comunidad que comienza a influir en el curso de los acontecimientos. Ya sea que las actividades se hallen dispersas en toda la agrupación o concentradas en una sola aldea o barrio, un sentido de propósito común caracteriza los esfuerzos de los amigos. Cualquiera que haya sido el grado de organización que se empleara para canalizar las primeras manifestaciones de este espíritu, multiplicar las actividades básicas de forma sistemática y coordinada exige que ese grado de organización pronto sea mayor. Mediante diversas medidas se va dando más estructura a la actividad, y la iniciativa, que antes era moldeada mayormente por la voluntad individual, se manifiesta ahora de manera colectiva. Con el tiempo se van añadiendo los coordinadores nombrados por el instituto: los de círculos de estudio, grupos prejuveniles y clases de niños. Cualquier orden en el que se nombren es potencialmente válido. Nada menos que una apreciación aguda de las circunstancias que se dan en la acción debe ser la causa de esta determinación, pues lo que está en juego no es la observancia de un conjunto de procedimientos, sino el despliegue de un proceso educativo que ha comenzado a demostrar su potencial para el empoderamiento espiritual de grandes números de personas.

7. Paralelamente al establecimiento de mecanismos que apoyen el proceso de instituto, otras
estructuras administrativas van tomando forma gradualmente. De las reuniones ocasionales de unos pocos creyentes surgen las consultas regulares de un núcleo de amigos que se va ampliando, preocupados por canalizar la reserva creciente de energía hacia el campo del servicio. A medida que el proceso de crecimiento continúa cobrando impulso, esta configuración deja de responder a las exigencias de la planificación y la toma de decisiones, y se constituye un Comité de Enseñanza de Área e institucionalizan las reuniones de reflexión. Las interacciones de este comité con el instituto y los miembros del Cuerpo Auxiliar ponen en funcionamiento un esquema completo de coordinación de las actividades, el cual posee inherentemente la capacidad necesaria para facilitar el flujo eficiente de guía, fondos e información. En este momento, el proceso de crecimiento en la agrupación se ajustará al ritmo establecido por los pronunciados ciclos de expansión y consolidación, mediados por una
reunión de reflexión y planificación que tiene lugar cada tres meses, y continúan sucediéndose
ininterrumpidamente.

8. Aquí, de nuevo, corresponde a los miembros del Cuerpo Auxiliar y a otras instituciones y agencias, tales como el Consejo Regional y la junta de instituto, asegurar que las estructuras
administrativas que se hayan creado en la agrupación adquieran las características necesarias. En particular, la secuencia de cursos que hemos recomendado para uso de los institutos en todas partes —que está facilitando con tanta eficacia el proceso de transformación en marcha— ha sido diseñada a fin de crear un ambiente favorable para la participación universal y el apoyo y la ayuda mutuos. La naturaleza de las relaciones entre las personas en este ambiente, quienes se ven a sí mismas avanzando por el mismo sendero de servicio, se explicó en nuestro mensaje de Ridván brevemente. Indicamos asimismo que dicho ambiente no deja de repercutir en los asuntos administrativos de la Fe. A medida que un número creciente de creyentes participa en las labores de enseñanza y de administración, realizadas con una actitud humilde de aprendizaje, ellos deberán considerar cada tarea, cada interacción como ocasiones para aunar fuerzas en la búsqueda del progreso, acompañándose mutuamente en sus esfuerzos por servir a la Causa. Así, el impulso de instruir excesivamente a los demás se apaciguará. Así, la tendencia a reducir un proceso complejo de transformación a unos pasos simplistas que puedan enseñarse mediante un manual, no prosperará. Las acciones discretas se ubican dentro de un contexto, e incluso los pasos más pequeños se dotan de significado. La intervención de las fuerzas espirituales en el campo del servicio se vuelve cada vez más evidente, y los lazos de amistad, tan vitales para una pauta saludable de crecimiento, se refuerzan constantemente.

9. En este panorama de procesos en evolución, de estructuras que están emergiendo y de un
compañerismo duradero, ese momento conocido como el “lanzamiento” de un programa intensivo de crecimiento señala el reconocimiento consciente de que todos los elementos necesarios para acelerar la expansión y consolidación de la Fe no sólo están dispuestos, sino también funcionando con un nivel adecuado de efectividad. Indica la maduración de un sistema autosostenible y en constante expansión destinado a la edificación espiritual de una población: un flujo continuo de amigos está pasando por los cursos del instituto de capacitación y participando en las actividades correspondientes, aumentando a su vez el número de nuevos miembros de la Fe, de los cuales, invariablemente, un porcentaje significativo entra en el proceso de instituto, garantizando así la expansión del sistema. Esto constituye otro hito, que con el tiempo, los amigos que laboran en cada agrupación deberán alcanzar.

10. Al reiterar aquí gran parte de lo que hemos mencionado en ocasiones anteriores, esperamos haber inculcado en ustedes la facilidad con la que el movimiento de una población que esté inspirada en el propósito y los principios de la Causa se puede alentar, si es que no se le convierte en objeto de complicaciones que allí no tienen cabida. No somos ilusos pensando que el sendero indicado de manera tan somera está libre de trabas; se progresa gracias a la dialéctica de la crisis y victoria, y los reveses son inevitables. Una disminución en la participación, un trastorno en los ciclos de actividad, una ruptura momentánea de los lazos de unidad, son algunos de los innumerables desafíos que probablemente haya que enfrentar. Puede ocurrir frecuentemente que el aumento de los recursos humanos, o la capacidad de movilizarlos, no alcance a responder a las exigencias de una expansión rápida. Sin embargo, imponerle fórmulas al proceso no resultará en una pauta de crecimiento con el balance deseado. Los desajustes temporales en el avance de las diferentes actividades son inherentes al proceso, y podrán rectificarse con el tiempo si se les aborda con paciencia. Desacelerar una actividad que está floreciendo basándose en concepciones teóricas sobre la manera de lograr un crecimiento equilibrado a menudo resulta contraproducente. Aunque los amigos de una agrupación bien podrían beneficiarse de la experiencia de los que ya han establecido la pauta de acción deseada, es únicamente a través de la continua acción, reflexión y consulta propias que podrán aprender a interpretar su propia realidad, ver sus propias posibilidades, utilizar sus propios recursos, y responder a las exigencias futuras de la expansión y consolidación a gran escala.

11. Hoy en día existen unas 1.600 agrupaciones en todo el mundo en las cuales los amigos han conseguido crear una pauta de acción asociada con un programa intensivo de crecimiento. Aunque significativo, este logro, de ninguna manera, puede considerarse el final del proceso que ha cobrado impulso en cada agrupación. Nuevas fronteras de aprendizaje están abiertas a los amigos, a quienes se les pide dedicar sus energías a la creación de comunidades vibrantes que crezcan en tamaño y que reflejen en grados cada vez mayores la visión de Bahá’u’lláh para la humanidad. Tales agrupaciones también tendrán que servir como reservorios de pioneros potenciales que puedan ser enviados a agrupación tras agrupación, principalmente en el frente interno, difundiendo en unas los primeros rayos de la luz de Su Revelación y fortaleciendo en otras la presencia de la Fe. Esto permitirá que todas avancen rápidamente hasta alcanzar el primer hito en la senda de su desarrollo, y más allá. Con esto en mente, en Ridván 2011 haremos un llamamiento a la comunidad del Más Grande Nombre para que, durante los próximos cinco años, incremente el número total de agrupaciones en las que haya en marcha un programa de crecimiento de cualquier nivel de intensidad a 5.000, aproximadamente la tercera parte de las agrupaciones que existen actualmente en el mundo.

Haciendo avanzar las fronteras del aprendizaje

12. Lo que les hemos descrito en los párrafos anteriores y en tantos mensajes durante la última década y media bien puede leerse como el más reciente de una serie de enfoques para el crecimiento de la comunidad bahá’í, cada uno de los cuales ideado conforme a circunstancias históricas específicas. Este proceso de crecimiento, impulsado divinamente, fue puesto en marcha gracias al fervor generado en la Cuna de la Fe hace más de ciento sesenta años, cuando miles de personas respondieron al llamamiento de un Nuevo Día, y adquirió ímpetu con los empeños de los primeros creyentes por llevar el mensaje de Bahá’u’lláh a los países vecinos de Oriente y a puntos dispersos de Occidente. Adquirió mayor estructura mediante las Tablas del Plan Divino reveladas por ‘Abdu’l-Bahá, y cobró impulso a medida que los amigos se establecían sistemáticamente por todo el planeta, bajo la dirección del Guardián, para establecer pequeños centros de actividad bahá’í y erigir los primeros pilares del Orden Administrativo. Cobró fuerza en las áreas rurales del mundo conforme las masas de la humanidad se sentían impulsadas a abrazar la Fe, pero se desaceleró considerablemente cuando los amigos se afanaron por descubrir estrategias para sostener su expansión y consolidación a gran escala. Y durante los últimos quince años se ha ido acelerando continuamente desde que hicimos el llamamiento, al inicio del Plan de Cuatro Años, a que el mundo bahá’í sistematizara el trabajo de enseñanza sobre la base de la experiencia adquirida tras varios decenios de difícil, pero inapreciable, aprendizaje. Que el enfoque actual del crecimiento, por efectivo que sea, una vez se halle arraigado en una agrupación, debe adquirir mayor complejidad y sofisticación, demostrando cada día más el “poder… para edificar la sociedad” intrínseco de la Fe, es algo que pocos dejarían de reconocer.

13. Refiriéndose al desarrollo de la comunidad global bahá’í, cuán a menudo el amado Guardián alentaba a los amigos a mantenerse firmes en su propósito y a perseverar en sus esfuerzos. “Conscientes de su alta vocación, confiados en el poder que su Fe posee para edificar la sociedad,”, observó con satisfacción, “avanzan, inmutables y sin desmayar, desplegando sus esfuerzos por conformar y perfeccionar los instrumentos necesarios con que puede madurar y desarrollarse el embrionario Orden Mundial de Bahá’u’lláh.” “Este proceso constructivo, lento y discreto,” les recordó, “constituye la única esperanza” de una humanidad desilusionada. Que este proceso continuará ampliando su alcance e influencia, y que el Orden Administrativo, llegada su hora, demostrará “su idoneidad para ser reconocido no sólo como el núcleo, sino precisamente como el modelo del Nuevo Orden Mundial”, es algo que dejan claro sus escritos. “En un mundo en el que la estructura de sus instituciones políticas y sociales está deteriorada, cuya visión está empañada, cuya conciencia está perpleja, cuyos sistemas religiosos se han extenuado y han perdido su virtud,” afirmó de forma tan categórica, “este Organismo curativo, este Poder fermentador, esta Fuerza conglutinante, intensamente viva y penetrante ha tomado forma, se cristaliza en instituciones” y “moviliza sus fuerzas”.

14. Lo que hay que entender es que, si el Orden Administrativo ha de servir como modelo para la sociedad futura, entonces la comunidad dentro de la cual se está desarrollando no sólo deberá adquirir la capacidad de abordar necesidades materiales y espirituales cada día más complejas, sino también de aumentar cada vez más su tamaño. Y es que no podría ser de otra manera. Una comunidad pequeña, cuyos miembros están unidos por las creencias que comparten, que se caracteriza por sus ideales elevados, que es hábil para gestionar asuntos y atender sus necesidades, y que quizás se halle ocupada en sacar adelante varios proyectos humanitarios; una comunidad como ésta, próspera pero separada cómodamente de la realidad que experimentan las masas de la humanidad, nunca puede esperar servir como modelo para la reestructuración de toda una sociedad. Que la comunidad mundial bahá’í haya logrado evitar los peligros de la autocomplacencia es fuente de alegría perdurable para nosotros. Ciertamente, la comunidad ha tomado las riendas de su expansión y consolidación. No obstante, administrar los asuntos de las innumerables masas en las aldeas y ciudades alrededor del planeta —y alzar en alto el estandarte del Orden Mundial de Bahá’u’lláh para que todos puedan verlo— sigue
siendo una meta lejana.

15. Ahí, entonces, radica el desafío que deberán afrontar los que se hallan a la vanguardia del proceso de aprendizaje que seguirá avanzando durante el transcurso del próximo Plan. Dondequiera que se establezca un programa intensivo de crecimiento, procuren que los amigos no escatimen esfuerzo alguno por aumentar el nivel de participación. Que se empeñen al máximo en asegurar que el sistema que han erigido tan laboriosamente no se encierre en sí mismo, sino que se expanda progresivamente para incluir a más y más personas. Que no pierdan de vista la extraordinaria receptividad que encontraron —es más, el sentimiento de ansiosa esperanza con el que les aguardaban— conforme se sentían más seguros de su capacidad para interactuar con personas de toda condición social, y conversar con ellas acerca de la Persona de Bahá’u’lláh y Su Revelación. Que se aferren a la convicción de que una presentación directa de la Fe, realizada con la profundidad adecuada y reforzada mediante un sólido enfoque para la consolidación, puede producir resultados duraderos. Y que no olviden las lecciones del pasado que no dejan duda alguna de que un grupo relativamente pequeño de sostenedores activos de la Causa, no importa cuán ingeniosos sean ni cuán consagrados estén, no pueden ocuparse de las necesidades de comunidades de cientos de hombres, mujeres y niños, y mucho menos si son miles de ellos. Las implicaciones son suficientemente claras. Si en una agrupación, los que llevan sobre sus hombros la responsabilidad de la expansión y consolidación se cuentan por decenas, y los que participan en las actividades de la vida de la comunidad por centenas, ambas cifras deberán aumentar significativamente de forma que al final del Plan, sean cien o doscientas personas las que estén facilitando la participación de unos mil o dos mil.

16. Resulta alentador ver que ya en unas 300 de las 1.600 agrupaciones en todo el mundo, en
las cuales hay en funcionamiento programas intensivos de crecimiento, los creyentes hayan entrado en el nuevo campo de aprendizaje que se les ha abierto ahora, y que, en más de unas pocas, estén extendiendo sus fronteras. Claramente, en todas estas agrupaciones, fortalecer los procesos educativos que ha puesto en marcha el instituto de capacitación —clases regulares para los miembros más jóvenes de la sociedad, grupos para los prejóvenes, y círculos de estudio para jóvenes y adultos—, cada uno con sus propios requerimientos, reviste una importancia fundamental. Gran parte de lo que entraña este trabajo se analizó en el mensaje de Ridván. Los amigos de esas agrupaciones, sin excepción, habiendo atestiguado de primera mano los efectos transformadores del proceso de instituto, se están afanando por alcanzar un entendimiento más cabal de la dinámica que encierra este proceso: el espíritu de camaradería que genera, el enfoque participativo que adopta, la profundidad de comprensión que fomenta, los actos de servicio que recomienda, y, por encima de todo, su dependencia en la Palabra de Dios. Se están haciendo todos los esfuerzos posibles por asegurar que el proceso refleje la complementariedad del “ser” y el “hacer” que los cursos del instituto hacen explícita; la posición central que conceden al conocimiento y su aplicación; el énfasis que ponen en evitar las falsas dicotomías; la importancia que otorgan a la memorización de la Palabra Creativa y el cuidado que ponen en elevar la conciencia sin despertar al insistente yo.

Realzando la capacidad administrativa

17. Aunque los elementos centrales del proceso de crecimiento permanezcan inalterables en las agrupaciones que están a la vanguardia del aprendizaje, los meros números exigen que los esquemas de organización adquieran mayor complejidad. Ya se han introducido varias innovaciones sobre la base de consideraciones geográficas como del crecimiento numérico. La división de la agrupación en unidades más pequeñas, la descentralización de la reunión de reflexión, la asignación de ayudantes a los coordinadores de instituto, la movilización de equipos de amigos experimentados para apoyar a otros en el campo —estos constituyen algunos de los arreglos que se han hecho hasta ahora. Estamos seguros de que, gracias a su hábil ayuda, el Centro Internacional de Enseñanza hará seguimiento a estos avances durante el próximo Plan, ayudando a consolidar las lecciones aprendidas en métodos e instrumentos suficientemente validados. Para ello, ustedes y sus auxiliares tendrán que cultivar un ambiente que aliente a los amigos a ser metódicos pero no rígidos, creativos pero no sin dejar las cosas al azar, decisivos pero no precipitados, cuidadosos pero no autoritarios, reconociendo que, en última instancia, no es la técnica sino la unidad de pensamiento, la acción constante y la dedicación al aprendizaje lo que traerá el progreso.

18. Cualquiera que sea la naturaleza de los arreglos que se hagan a nivel de la agrupación para coordinar la acción a gran escala, su progreso continuo dependerá del desarrollo de las Asambleas Espirituales Locales, del aumento de la capacidad de los Consejos Regionales Bahá’ís y, finalmente, de las Asambleas Espirituales Nacionales. En el mensaje de Ridván expresamos nuestra satisfacción al notar la fortaleza, cada vez mayor, de las Asambleas Nacionales, y vislumbramos los próximos cinco años con optimismo, seguros de que veremos adelantos significativos en este sentido. Es más, no dudamos de que ustedes, de manera concertada con las Asambleas Nacionales, puedan ayudar a los Consejos Regionales a aumentar su capacidad institucional. Actualmente hay 170 de estos órganos administrativos situados en 45 países en todo el mundo, y seguramente su número aumentará durante el próximo Plan. Resultará imperativo que todos los Consejos Regionales presten una atención especial al funcionamiento del instituto de capacitación y de los Comités de Enseñanza de Área. Con esto en mente, estimarán necesario crear y perfeccionar mecanismos que sirvan para promover la pauta de crecimiento que tiene lugar a nivel de la agrupación y el proceso de aprendizaje asociado con dicha pauta. Entre tales mecanismos figurarán una oficina regional que funcione bien y que ofrezca apoyo organizativo básico a la secretaría; un sistema de contabilidad sólido que provea diversos medios para el flujo de fondos hacia las agrupaciones y desde las mismas; un medio de comunicación eficiente que tome en consideración la realidad de la vida en las aldeas y barrios y, cuando la ocasión lo justifique, estructuras físicas que faciliten la acción concentrada e intensificada. En este sentido, es importante reconocer que estos mecanismos solo podrán mostrar su efectividad si los Consejos entran en un proceso de aprendizaje. De lo contrario, aunque hayan sido claramente creados para apoyar el aprendizaje de un número cada vez mayor de participantes en la acción en barrios y aldeas, los sistemas que se están desarrollando bien podrían volverse sutilmente en su contra, sofocando involuntariamente las crecientes aspiraciones en las bases.

19. Aunque la colaboración con las Asambleas Espirituales Nacionales y Consejos Regionales sea una de sus principales preocupaciones, los auxiliares tendrán que dirigir cada vez más sus energías hacia el fomento de la capacidad institucional en el ámbito local, que es donde se ponen de manifiesto las exigencias de la construcción de comunidad de manera tan inequívoca. Para ayudarles a visualizar lo que les aguarda en todas partes a los miembros del Cuerpo Auxiliar y a sus ayudantes —en particular en las agrupaciones que experimentan expansión y consolidación a gran escala—, les pedimos primero que reflexionen acerca del desarrollo de las Asambleas Espirituales Locales en las numerosas áreas rurales del mundo, donde se encuentran actualmente la gran mayoría de estas agrupaciones.

20. Como saben, a menudo en una agrupación rural constituida por aldeas y tal vez por uno o dos pueblos, mientras se va estableciendo la pauta de acción que exige un programa intensivo de crecimiento, los esfuerzos de los amigos se concentran en unas pocas localidades. Sin embargo, una vez que se establece esta pauta de acción, puede ampliarse rápidamente de una aldea a otra, tal como se explica en nuestro mensaje de Ridván de este año. Muy pronto en cada localidad surge una Asamblea Espiritual Local, y su desarrollo gradual sigue una trayectoria paralela e íntimamente ligada al incipiente proceso de crecimiento que se despliega en la aldea. Y al igual que la evolución de otros aspectos de este proceso, el desarrollo de la Asamblea Local puede comprenderse mejor cuando es visto en términos de crear capacidad.

21. Lo que debe suceder en primer lugar es relativamente sencillo: la conciencia individual del proceso de crecimiento que cobra impulso en la aldea, producto de la participación personal de cada miembro en las actividades básicas, debe fusionarse para dar lugar a una conciencia colectiva que reconozca tanto la naturaleza de la transformación que está en marcha como la obligación de la Asamblea de fomentarla. Sin duda, se tendrá que prestar debida atención a algunas funciones administrativas básicas; por ejemplo, reunirse con cierto grado de regularidad, mantener la Fiesta de Diecinueve Días y organizar los Días Sagrados, establecer un fondo local y llevar a cabo las elecciones anuales, de acuerdo con los principios bahá’ís. Sin embargo, no debe resultarle difícil a la Asamblea Local comenzar, de forma simultánea a estos esfuerzos y con el aliento de un ayudante del miembro del Cuerpo Auxiliar correspondiente, a consultar como grupo sobre una o dos cuestiones específicas de trascendencia inmediata para la vida de la comunidad: la manera en que los empeños de las personas que han terminado el primer curso del instituto está reforzando el carácter devocional de la aldea; cómo maestros capacitados por el instituto están abordando la educación espiritual de los niños; cómo el potencial de los prejóvenes se materializa en un programa para su empoderamiento espiritual; cómo a medida que los amigos se visitan unos a otros en sus hogares, se fortalece el tejido espiritual y social de la comunidad. A medida que la Asamblea consulta sobre asuntos tan tangibles y aprende a nutrir el proceso de crecimiento amorosa y pacientemente, su relación con el Comité de Enseñanza de Área y con el instituto de capacitación se concreta gradualmente en torno a un propósito común. Sin embargo, y aún más importante, se comenzarán a sentar las bases sobre las cuales se podrá construir esa relación excepcionalmente afectuosa y genuinamente solidaria que el amado Guardián describe en muchos de sus mensajes, una relación que la Asamblea Espiritual Local debe establecer con el creyente.

22. Evidentemente, aprender a consultar sobre asuntos específicos que guardan relación con el Plan global, por crítico que resulte, no representa más que una dimensión del proceso de construcción de capacidad al que la Asamblea Espiritual Local debe dedicarse. El desarrollo de esta capacidad de forma continuada conllevará la observancia del mandamiento formulado por ‘Abdu’l-Bahá de que “las discusiones se deben limitar todas a asuntos espirituales que conciernan a la capacitación de las almas, la educación de los niños, el socorro de los pobres, la ayuda a los débiles provenientes de todas las clases del mundo; bondad para con todas las gentes, difusión de las fragancias de Dios y la exaltación de Su Santa Palabra.” Su avance sostenido requiere de un compromiso inflexible por promover los mejores intereses de la comunidad, y de vigilancia para proteger el proceso de crecimiento de las fuerzas de decadencia moral que amenazan paralizarlo. Su progreso constante exige un sentido de responsabilidad que transciende el círculo de amigos y de las familias que participan en las actividades básicas, para abarcar a toda la población de la aldea. Y es la fe inquebrantable en la promesa de ‘Abdu’l-Bahá, de que Él envolverá a cada Asamblea Espiritual en el abrazo de Su cuidado y protección,
la que sostiene su maduración paulatina.

23. Guarda relación con este surgimiento de la conciencia colectiva la capacidad creciente de la Asamblea para evaluar y utilizar adecuadamente los recursos, financieros y de otra índole, tanto para apoyar las actividades de la comunidad como para cumplir con sus funciones administrativas. Estas, con el tiempo, pueden incluir el nombramiento juicioso de comités y el mantenimiento de modestas instalaciones para su funcionamiento. No menos vital es su capacidad para fomentar un ambiente que conduzca a la participación de grandes números de personas en la acción unificada, y para asegurar que sus energías y talentos contribuyan al progreso. En todos estos aspectos, el bienestar espiritual de la comunidad sigue siendo prioritario en la mente de la Asamblea. Y cuando, de manera inevitable, surgen problemas, bien sea que estén relacionados con alguna actividad o entre las personas, estos serán abordados por una Asamblea Espiritual Local que se habrá ganado la confianza de todos los miembros de la comunidad, hasta tal punto que recurrirán a ella de manera natural en busca de ayuda. Esto implica que la Asamblea habrá aprendido en la experiencia a ayudarles a los creyentes a dejar a un lado las actitudes divisivas propias de una mentalidad partidista, a encontrar las semillas de la unidad aun en las situaciones más confusas y espinosas, y a nutrirlas, lenta y amorosamente, sosteniendo en todo momento el estandarte de la justicia.

24. Hemos indicado en el pasado que a medida que el tamaño de la comunidad y su capacidad para mantener su vigor vaya aumentando, los amigos se sentirán mucho más atraídos hacia la vida de la sociedad y ante el reto de aprovechar los enfoques que han desarrollado para abordar la gama de asuntos que afronta su aldea. La coherencia, tan esencial para el crecimiento logrado hasta ahora, y tan fundamental en el marco de acción que va evolucionando del Plan, adquiere ahora una nueva dimensión. Mucho recaerá sobre la Asamblea Local, no como ejecutora de proyectos sino como la voz de la autoridad moral, para asegurarse de que, mientras los amigos se esfuerzan por aplicar las enseñanzas de la Fe en el mejoramiento de las
condiciones mediante un proceso de acción, reflexión y consulta, no se comprometa la integridad de sus iniciativas.

25. Nuestro mensaje de Ridván describió la naturaleza de la acción social en el nivel de las bases, y las condiciones que debe cumplir. Por lo general, los esfuerzos en una aldea comienzan a pequeña escala, quizás mediante el surgimiento de un grupo de amigos, cada uno interesado en responder a una necesidad social o económica específica que han identificado, y cada uno llevando a cabo un conjunto de acciones sencillas apropiadas. La consulta en la Fiesta de Diecinueve Días crea un espacio para que la creciente conciencia social de la comunidad se exprese de forma constructiva. Cualquiera que sea la naturaleza de las actividades que se emprenden, la Asamblea Local tiene que estar atenta a las posibles dificultades y ayudarles a los amigos, si es necesario, a mantenerse alejados de ellas: el dejarse deslumbrar por proyectos excesivamente ambiciosos que consumirán las energías y a la larga resultarán insostenibles; la tentación de buscar donaciones financieras que obligarán a desviarse de los principios bahá’ís; las promesas de tecnologías presentadas engañosamente y que despojarán a la aldea de su patrimonio cultural y conducirán al desacuerdo y la fragmentación. Con el tiempo, la fortaleza del proceso de instituto en la aldea, y el aumento de las capacidades con que ha dotado a los
individuos, les permitirán aprovechar métodos y programas de efectividad comprobada que han sido desarrollados por alguna de las organizaciones de inspiración bahá’í, y que han sido introducidos en la agrupación a propuesta de nuestra Oficina de Desarrollo Social y Económico y con su apoyo. Además, la Asamblea deberá aprender a interactuar con las estructuras sociales y políticas de la localidad, creando conciencia paulatinamente de la presencia de la Fe y de la influencia que está ejerciendo sobre el progreso de la aldea.

26. Lo esbozado en párrafos anteriores representa tan solo algunas de las cualidades que desarrollarán gradualmente las Asambleas Espirituales Locales en muchas de las aldeas del mundo, al ocuparse de las necesidades de comunidades que acogen a un número creciente de personas. A medida que manifiestan cada día más sus capacidades y poderes latentes, sus miembros serán vistos por los habitantes de la aldea como “los fiduciarios del Misericordioso entre los hombres”. Así, estas Asambleas llegarán a ser “lámparas brillantes y jardines celestiales, desde los cuales se difunden sobre todas las regiones las fragancias de la santidad, y las luces del conocimiento se derraman sobre todas las cosas creadas. Proveniente de ellas discurre el espíritu de vida en todas las direcciones.”

27. Naturalmente, esta visión tan elevada se refiere por igual a todas las Asambleas Espirituales Locales alrededor del mundo. Aun en un área metropolitana grande, la naturaleza del desarrollo de una Asamblea es fundamentalmente la misma que la que se trazó anteriormente. Las diferencias entre unas y otras radican principalmente en el tamaño y la diversidad de la población. La primera requiere la división del área de jurisdicción de la Asamblea en sectores en función de las exigencias del crecimiento y de la introducción paulatina de mecanismos de administración de los asuntos de la Fe en cada uno de ellos. La segunda obliga a la Asamblea a familiarizarse con los múltiples espacios sociales, más allá de los geográficos, donde se agrupan los segmentos de la población, y ofrecerles, en la medida de lo posible, la sabiduría contenida en las enseñanzas. Además, las estructuras institucionales —sociales, políticas y culturales— en un área urbana, con las cuales tendrá que aprender a interactuar la Asamblea, son más numerosas y de cobertura más amplia.

El servicio en las instituciones bahá’ís

28. Al exponerles en estas líneas los avances que estamos ansiosos de ver en las labores administrativas de la Fe durante el próximo Plan de Cinco Años, recordamos las repetidas advertencias del Guardián en este sentido. “Tengamos cuidado no sea que, en nuestra gran preocupación por la perfección del sistema administrativo de la Causa,” afirmó, “perdamos de vista el divino Propósito para el cual fue creado.” La estructura administrativa bahá’í, reiteró una y otra vez, “debe considerarse un medio, y no un fin en sí mismo”. Dejó en claro que la intención de la misma es “responder a un doble fin”. Por un lado, “debería apuntar a una expansión continua y gradual” de la Causa “en términos que sean a la vez amplios, íntegros y universales.” Por otro lado, “debería garantizar la consolidación interna del trabajo ya realizado.” Y también explicó: “Debería proporcionar el impulso mediante el cual las fuerzas dinámicas latentes en la Fe puedan desplegarse, cristalizar y conformar la vida y conducta de los seres humanos, y también servir como medio para el intercambio de razonamientos y la coordinación de actividades entre los diversos elementos que constituyen la comunidad bahá’í.”

29. Esperamos fervorosamente que, en sus esfuerzos durante el próximo Plan por promover el desarrollo sólido y armonioso de la administración bahá’í en todos sus niveles, desde el local hasta el nacional, harán todo lo posible por ayudar a los amigos a desempeñar sus funciones en el contexto del proceso orgánico de crecimiento que está cobrando impulso en todo el planeta. Volver realidad esta esperanza dependerá, en gran medida, del grado en que aquellos que han sido llamados a prestar tal servicio —bien sea que hayan sido elegidos miembros de una Asamblea Espiritual o asignados a una de sus agencias, o que se les haya designado como coordinadores del instituto o nombrados delegados suyos— reconozcan el gran privilegio que les ha sido otorgado y entiendan los límites que este privilegio les demarca.

30. Servir en las instituciones y agencias de la Fe es realmente un privilegio formidable, pero no es uno al que aspire el individuo; se trata de un deber y una responsabilidad a los cuales él o ella pueden ser llamados en cualquier momento. Se entiende, por supuesto, que quienes se involucren en la administración bahá’í no errarán al estimar que se les ha conferido un honor singular al formar parte, de una forma u otra, de una estructura que ha sido concebida para servir de canal a través del cual fluya el espíritu de la Causa. No obstante, no deben creer que tal servicio les faculta para operar al margen del proceso de aprendizaje que está cobrando fuerza por doquier, y que están exentos de sus requerimientos inherentes. Tampoco se debe suponer que la membresía en los órganos administrativos brinda la oportunidad de promover el entendimiento individual de lo consignado en el Texto Sagrado y la manera en que deben aplicarse las enseñanzas, llevando así a la comunidad en la dirección que dicten las preferencias individuales. Refiriéndose a los miembros de las Asambleas Espirituales, el Guardián escribió que “deben dejar de lado totalmente sus propias preferencias y desagrados, sus intereses e inclinaciones personales y concentrar la mente en aquellas medidas que conduzcan a la prosperidad y felicidad de la comunidad bahá’í y promuevan el bien común.” Las instituciones bahá’ís sí tienen autoridad para guiar a los amigos y ejercer influencia moral, espiritual e
intelectual en las vidas de los individuos y comunidades. Sin embargo, tales funciones deberán
desempeñarse con el entendimiento de que la identidad institucional bahá’í está impregnada de un etos de servicio amoroso. Concebir de este modo la autoridad y la influencia conlleva un sacrificio por parte de aquellos a los que se les ha confiado la administración de los asuntos de la Fe. Acaso no nos dice ‘Abdu’l-Bahá que “cuando se pone en la fragua un lingote de hierro, sus propiedades ferrosas de negrura, frialdad y solidez, que simbolizan los atributos del mundo humano, se retiran y desaparecen, en tanto que se hacen claramente visibles en él las distintivas propiedades ígneas de candencia, calor y fluidez, que simbolizan las virtudes del Reino.” Así lo aseveró ‘Abdu’l-Bahá: “en este aspecto, es decir, el servicio a la humanidad, debéis sacrificar la propia vida y, al entregaros, sentiros alegres.”

*

31. Muy queridos amigos: como bien saben, nos produce una gran satisfacción atestiguar la manera tan hábil en que ustedes y sus auxiliares, que sirven a la vanguardia del campo de la enseñanza, están cumpliendo con su deber de alimentar el fuego del amor de Dios en cada alma y corazón, de promover el aprendizaje y de ayudar a todos en sus esfuerzos por desarrollar un carácter recto y digno de alabanza. Cuando la comunidad bahá’í norteamericana emprendió su primer Plan de Siete Años para cumplir las responsabilidades que le habían sido encomendadas en las Tablas del Plan Divino, el Guardián dirigió a los amigos de aquella tierra una carta de considerable extensión y gran potencia, fechada el 25 de diciembre de 1938, y publicada posteriormente bajo el título de El Advenimiento de la Justicia Divina. Ahondando en la naturaleza de las tareas por realizar, la carta hacía alusión a lo que el Guardián había descrito como los requisitos espirituales para el éxito de todas las empresas bahá’ís. Indicaba que tres de ellos “destacan… como preeminentes y vitales”: conducirse con rectitud de conducta, llevar una vida casta y santa, y liberarse de los prejuicios. Dadas las condiciones del mundo actual, sería conveniente que reflexionaran acerca de las implicaciones de estas observaciones para el esfuerzo global que está desplegando la comunidad bahá’í con el fin de infundir, en una agrupación tras otra, el espíritu de la Revelación de Bahá’u’lláh.

32. En alusión a la rectitud de conducta, Shoghi Effendi se refirió a la “justicia, equidad, veracidad, honradez, imparcialidad, confiabilidad e integridad” que deberán “distinguir cada fase de la vida de la Comunidad bahá’í.” Aunque aplicable a todos sus miembros, recalcó que este requisito estaba dirigido principalmente a sus “representantes elegidos, ya sean locales, regionales o nacionales,” cuyo sentido de la rectitud moral debe hallarse en franco contraste con “las influencias desmoralizantes que una vida política plagada de corrupción ha hecho tan notoriamente patentes”. El Guardián hizo un llamamiento a un “sentido perdurable de justicia inquebrantable” en un “mundo extrañamente desordenado”, y cita extensamente los Escritos de Bahá’u’lláh y ‘Abdu’l-Bahá, fijando las miras de los amigos en los ideales más elevados de honestidad y honradez. Llamó a los creyentes a que demostraran rectitud de conducta en cada aspecto de sus vidas, en sus relaciones comerciales, en sus vidas familiares, en todo tipo de empleo, en cada servicio que presten a la Causa y a su pueblo, y a que cumplieran con lo que su adhesión inflexible a las leyes y principios de la Fe les exige. Que durante los años transcurridos desde entonces, la vida política ha continuado deteriorándose por doquier a un
ritmo alarmante, conforme la concepción misma del arte de gobernar ha sido desprovista de significado, conforme, en nombre del progreso, las políticas se han puesto al servicio de los intereses económicos de unos pocos, y conforme se ha permitido que la hipocresía socave el funcionamiento de las estructuras sociales y económicas, es algo evidente. Si efectivamente en aquel entonces defender los elevados ideales de la Fe requería grandes esfuerzos por parte de los amigos, cuánto mayor deberá ser ahora semejante esfuerzo en un mundo que recompensa la deshonestidad, que alienta la corrupción y que trata la verdad como un producto negociable. Es profunda la confusión que pone en peligro los cimientos de la sociedad, e inquebrantable debe ser la determinación de todos los que participan en las actividades bahá’ís, no sea que el mínimo vestigio de interés propio nuble su discernimiento. Que los coordinadores de cada instituto de capacitación, los miembros de cada Comité de Enseñanza de Área, cada miembro del Cuerpo Auxiliar y cada uno de sus ayudantes y todo miembro de cada agencia local, regional o nacional bahá’í, ya hayan sido éstos elegidos o nombrados, aprecien la magnitud de la súplica del Guardián de que ponderen en sus corazones las implicaciones de la rectitud moral que él describió con tanta claridad. Que sus acciones siempre les sirvan a una humanidad atribulada y abatida de recordatorio de su alto destino y su inherente nobleza.

33. No guardan menos relación con el éxito de la iniciativa bahá’í las observaciones directas
del Guardián acerca de la importancia de una vida casta y santa, “con sus implicaciones de modestia, pureza, templanza, decencia y mente sana”. Su lenguaje era inequívoco al llamar a los amigos a llevar una vida que no esté mancillada “por las indecencias, los vicios, las normas falsas que un código moral inherentemente deficiente tolera, perpetúa y fomenta”. No es menester presentarles pruebas de la influencia que este código deficiente ejerce actualmente sobre la humanidad en general; aun los lugares más remotos del planeta son cautivos de sus tentaciones. Sin embargo, nos sentimos obligados a mencionar algunos puntos relacionados concretamente con la cuestión de la pureza. Las fuerzas que influyen en los corazones y las mentes de los jóvenes, a quienes el Guardián dirigió su llamamiento con mayor fervor, son realmente perniciosas. Las exhortaciones a mantenerse puros y castos les ayudarán a resistir estas fuerzas de manera sólo limitada. Lo que hay que tener en cuenta, en este sentido, es hasta qué punto las elecciones que hacen los padres en sus propias vidas afectan a las mentes de los
jóvenes, cuando estas elecciones toleran, sin importar qué tan involuntaria y qué tan inocentemente, las pasiones del mundo: la admiración del poder, la adoración del prestigio social, el amor por los lujos, el apego a los pasatiempos triviales, la glorificación de la violencia y la obsesión con la satisfacción de los propios deseos. Hay que entender que el aislamiento y la desesperación que padecen tantas personas son consecuencia de un ambiente regido por un materialismo que todo lo penetra. Y los amigos deben comprender las ramificaciones de la afirmación de Bahá’u’lláh de que “el orden actual” debe ser “enrollado y uno nuevo…desplegado en su lugar.” Las personas jóvenes son, por doquier, los sostenedores más entusiastas del Plan y los paladines más ardientes de la Causa a día de hoy, y tenemos la certeza de que sus números aumentarán año tras año. Que cada uno de ellos llegue a conocer las bendiciones de una vida adornada con la pureza y aprenda a utilizar los poderes que fluyen a través de los canales puros.

34. A continuación, el Guardián abordó la cuestión de los prejuicios, afirmando categóricamente que las “divisiones o quiebras” en las filas de la Fe son ajenas “a su propia finalidad, principios e ideales.” Dejó en claro que los amigos deben mostrar una “completa liberación de los prejuicios en su trato con las gentes de diferentes razas, clases, creencias o color.” Luego analizó en detalle el asunto específico del prejuicio racial, “cuya corrosión”, indicó, había “penetrado la fibra” y “atacado toda la estructura social de la sociedad norteamericana” y que, afirmó entonces, “debe ser considerado como el problema más vital y desafiante que la comunidad Bahá’í enfrenta en la actual etapa de su evolución.” Independientemente de las fortalezas y las debilidades de las medidas tomadas por la nación norteamericana y por la comunidad bahá’í que se desenvuelve en el seno de la misma para
abordar este desafío particular, la realidad es que los prejuicios de toda índole —de raza, de clase, de origen étnico, de género, de creencia religiosa— siguen manteniendo un control férreo sobre la humanidad. Si bien es cierto que en el ámbito del discurso público se han dado pasos importantes para refutar las falsedades que dan lugar a todo tipo de prejuicio, este aún impregna las estructuras de la sociedad y se inculca sistemáticamente en la conciencia individual. Debe resultar evidente para todos que el proceso que ha puesto en marcha la serie actual de Planes globales, con los enfoques que emplea y los métodos que utiliza, busca crear la capacidad necesaria en cada grupo humano —sin ninguna consideración por la clase ni la procedencia religiosa, sin tener en cuenta el grupo étnico o la raza, y sin distingos de género o de condición social— para que se levante y contribuya al progreso de la civilización. Oramos para que, a medida que este proceso se despliega paulatinamente, se vuelva realidad su potencial para inutilizar cualquier instrumento que la humanidad haya creado durante el largo período de su infancia por medio del cual un grupo pueda oprimir a otro.

35. Naturalmente, el proceso educativo asociado con el instituto de capacitación está ayudando a promover las condiciones espirituales a las que se refirió el Guardián en El Advenimiento de la Justicia Divina, así como las muchas otras, mencionadas en los escritos, que deben distinguir la vida de la comunidad bahá’í: el espíritu de unidad que deberá animar a los amigos, los lazos de amor que deberán unirlos, la firmeza en la Alianza que deberá sostenerlos, y la seguridad y confianza que deberán depositar en el poder de la ayuda divina, por mencionar sólo algunos. Que atributos tan esenciales se desarrollen en el contexto de la creación de capacidad para el servicio, en un ambiente que cultiva la acción sistemática, merece una mención especial. Al fomentar este ambiente, los miembros del Cuerpo Auxiliar y sus ayudantes deben reconocer la importancia de dos preceptos fundamentales entrelazados: el primero, que la elevada norma de conducta que inculca la Revelación de Bahá’u’lláh no admite transigencia alguna; de ninguna manera puede ésta menoscabarse y todos deben fijar su mirada en sus alturas sublimes. El segundo, reconocer que como seres humanos estamos lejos de ser perfectos y que lo que se espera de todos es un esfuerzo diario sincero. El sentido de superioridad moral deberá ser evitado.

*

36. Aparte de los requisitos espirituales de una vida bahá’í santificada, hay hábitos de pensamiento que repercuten en el desenvolvimiento del Plan global, cuyo desarrollo ha de alentarse en el nivel de la cultura. Hay también tendencias que han de superarse gradualmente. Muchas de estas tendencias se refuerzan mediante los enfoques prevalecientes en la sociedad en general, los cuales, no del todo sin razón, penetran la actividad bahá’í. La magnitud del desafío que encaran los amigos en este sentido no pasa desapercibida. A ellos se les llama a que se involucren cada vez más en la vida de la sociedad, beneficiándose de sus programas educativos, sobresaliendo en sus oficios y profesiones, aprendiendo a utilizar bien sus herramientas y dedicándose a procurar el avance de sus artes y ciencias. Simultáneamente, nunca deben perder de vista el objetivo de la Fe, que es efectuar una transformación en la sociedad, remodelando sus instituciones y procesos a una escala sin precedentes. Para ello, deben permanecer agudamente conscientes de las deficiencias de los actuales modos de pensar y de actuar—eso sí, sin albergar el más mínimo grado de superioridad, sin asumir un aire reservado o distante, y sin adoptar una actitud innecesariamente crítica de la sociedad. Hay algunos puntos específicos que quisiéramos mencionar en relación con este asunto.

37. Resulta alentador observar cómo los amigos están asumiendo el estudio de los mensajes de la Casa Universal de Justicia relacionados con el Plan con tanta diligencia. El nivel de discusión que se genera cuando se esfuerzan por poner en práctica la guía recibida, y por aprender de la experiencia, es extraordinario. No podemos dejar de observar, sin embargo, que los logros tienden a ser más duraderos en aquellas regiones en que los amigos se esfuerzan por entender la totalidad de la visión que transmiten los mensajes, mientras que con frecuencia surgen dificultades cuando las frases y oraciones se sacan de contexto y se consideran como pasajes aislados. Las instituciones y agencias de la Fe deben ayudarles a los creyentes a analizar pero no reducir, a meditar sobre el significado pero sin hacer hincapié en las palabras, a identificar diferentes campos de acción pero sin fragmentar. Sabemos que esta no es tarea fácil. La sociedad habla cada vez más empleando eslóganes. Esperamos que los hábitos que están adquiriendo los amigos en los círculos de estudio para trabajar con pensamientos nutridos y complejos y para lograr la comprensión, se extiendan a varias esferas de actividad.

38. Guarda estrecha relación con la costumbre de reducir un tema completo a una o dos frases llamativas la tendencia a percibir dicotomías cuando, de hecho, no existe alguna. Resulta esencial que las ideas que forman parte de un todo cohesionado no se sitúen en contraposición una con otra. En una carta escrita en su nombre, Shoghi Effendi advirtió: “Debemos considerar las enseñanzas como un gran todo en equilibrio, y no tratar de encontrar dos aseveraciones fuertes y oponerlas una a la otra cuando éstas tienen significados diferentes; en algún lugar intermedio hay vínculos que unen a las dos.” Cuán alentador es observar que muchos de los malentendidos del pasado han desaparecido a medida que ha aumentado la comprensión de las disposiciones del Plan. La expansión y la consolidación, la acción individual y las campañas colectivas, el perfeccionamiento del carácter interior y la consagración al servicio desinteresado —la relación armoniosa entre todas estas facetas de la vida bahá’í es a día de hoy fácilmente reconocida. Nos complace igualmente saber que los amigos están alerta, no sea que nuevas dicotomías falsas infiltren su pensamiento. Son muy conscientes de que los diversos elementos de un programa de crecimiento son complementarios. La comunidad está evitando la tendencia a ver las actividades y las agencias que las apoyan compitiendo unas con otras, tendencia muy común en la sociedad en general.

39. Finalmente, el aumento de la capacidad de pensar en términos de procesos señala un avance significativo de la cultura, que hemos seguido con un interés especial. Que desde el principio, a los creyentes se les ha pedido que permanezcan conscientes de los grandes procesos que definen su trabajo es algo que se desprende de una lectura cuidadosa de aun las comunicaciones más antiguas del Guardián relacionadas con los primeros planes nacionales de la Fe. Sin embargo, en un mundo que se enfoca cada vez más en el fomento de eventos o, en el mejor de los casos, de proyectos, con una mentalidad que obtiene satisfacción de la expectativa o la emoción que éstos generan, mantener el nivel de dedicación necesario para la acción a largo plazo exige un esfuerzo considerable. La expansión y consolidación de la comunidad bahá’í comprende varios procesos interconectados, cada uno de los cuales contribuye con su parte al movimiento de la humanidad hacia la visión de Bahá’u’lláh de un nuevo Orden Mundial. Las líneas de acción asociadas con un proceso dado permiten organizar eventos
ocasionales, y periódicamente, las actividades se materializan en un proyecto con un comienzo claro y un punto final. Sin embargo, los eventos que se fuerzan en el despliegue natural de un proceso truncan su evolución ordenada. Cuando los proyectos que se emprenden en una agrupación no se subordinen a las necesidades explícitas de los procesos que en ella se despliegan, rendirán escasos frutos.

40. Entender la naturaleza de los procesos interrelacionados que, en su totalidad, originan la expansión y consolidación de la Fe, es de vital importancia para la ejecución exitosa del Plan. En sus esfuerzos por promover la comprensión de esta idea, se les anima a ustedes y a sus auxiliares a tener presentes un concepto que yace en la base de la actual empresa global y, ciertamente, en el corazón mismo de cada etapa del Plan Divino: a saber, que el progreso se logra por medio del desarrollo de tres participantes —el individuo, las instituciones y la comunidad. A lo largo de la historia de la humanidad, las interacciones entre estos tres participantes han estado plagadas de dificultades a cada momento; el individuo ha reclamado libertad, la institución exigido sumisión y la comunidad reclamado preferencia. Cada sociedad ha definido, de una u otra manera, las relaciones que vinculan a los tres, dando lugar a periodos de estabilidad entrelazados con convulsión. Hoy en día, en esta edad de transición, a medida
que la humanidad lucha por alcanzar su madurez colectiva, semejantes relaciones —es más, la concepción misma del individuo, de las instituciones de la sociedad y de la comunidad— continúan siendo sacudidas por innumerables crisis. La crisis mundial de autoridad es prueba suficiente de ello. Tan graves han sido sus abusos, y tan profundas las sospechas y los resentimientos que ahora despiertan, que el mundo se está volviendo cada vez más ingobernable —una situación tanto más peligrosa por cuanto se han debilitado los lazos comunitarios.

41. Cada seguidor de Bahá’u’lláh es bien consciente de que el propósito de Su Revelación es el dar vida a una nueva creación. Tan pronto “el Primer Llamado hubo brotado de Sus labios, la creación entera fue revolucionada, y todos los que están en los cielos y en la tierra fueron conmovidos hasta lo más profundo.” El individuo, las instituciones y la comunidad —los tres protagonistas del Plan Divino— están siendo configurados por la influencia directa de Su Revelación, y una nueva concepción de cada uno, que resulta apropiada para una humanidad que ha llegado a su mayoría de edad, está aflorando. Las relaciones que las unen también están experimentando una transformación profunda, trayendo al reino de la existencia poderes constructores de civilización que sólo podrán ser liberados en conformidad con Su decreto. A un nivel fundamental, estas relaciones se caracterizan por la cooperación y la reciprocidad, que son manifestaciones de la interconexión que rige el universo. Así, el individuo, sin consideración por “el beneficio personal o ventaja egoísta,” llega a verse a sí mismo como “uno de los siervos de Dios, el Todoposeedor,” cuyo deseo único es cumplir Sus leyes. Así es que los amigos llegan a reconocer que “la riqueza de sentimientos, la abundancia de buena voluntad y
esfuerzo” servirán de poco mientras no se encaucen por canales apropiados; que “la libertad sin trabas del creyente debería atemperarse con la consulta conjunta y el sacrificio,” y que “el espíritu de iniciativa y de empresa debería reforzarse con una comprensión más honda de la necesidad suprema de acción concertada y de una dedicación más completa al bien común.” Y es así que todos llegan a percibir con facilidad los ámbitos de actividad en los que el individuo puede ejercer la iniciativa de la mejor manera y aquellas que corresponden únicamente a las instituciones. Los amigos siguen las directrices de sus instituciones “de alma y corazón”, como explica ‘Abdu’l-Bahá, “a fin de que los asuntos se ordenen debidamente y queden bien dispuestos”. Naturalmente, no se trata de una obediencia ciega; es una obediencia que marca el surgimiento de una raza humana madura que comprende las implicaciones de un sistema de grandísimo alcance como es el nuevo Orden Mundial de Bahá’u’lláh.

42. Y los que, de entre las filas de estas almas tan encendidas, han sido llamados a servir en las instituciones de ese poderoso sistema entienden bien que “su función no es dictar, sino consultar, y consultar no sólo entre ellos, sino tanto como sea posible con los amigos a los que representan.” “Nunca” serían “llevados a suponer que son los ornamentos centrales del cuerpo de la Causa, intrínsecamente superiores a otros en capacidad o mérito, y los únicos promotores de sus enseñanzas y principios.” Estas personas abordan sus tareas “con humildad extrema” y se afanan, “afanarse, por su amplitud de criterio, su alto sentido de la justicia y del deber, su franqueza, su modestia, su entera dedicación al bienestar e intereses de los amigos, de la Causa y de la humanidad, por granjearse no sólo la confianza y genuino apoyo y respeto de aquellos a quienes sirven, sino también su estima y afecto real”. Dentro de un ambiente creado de este modo, las instituciones que han sido investidas de autoridad se ven a sí mismas como instrumentos para nutrir el potencial humano, asegurando su despliegue a través de canales provechosos y meritorios.

43. Así, compuesta por tales individuos y tales instituciones, la comunidad del Más Grande Nombre se convierte en esa arena espiritualmente cargada en la que se multiplican los poderes por medio de la acción unificada. Es acerca de esta comunidad que ‘Abdu’l-Bahá escribió: “Cuando quiera que las almas lleguen a ser verdaderos creyentes, alcanzarán una relación espiritual de unos con otros y evidenciarán una ternura que no es de este mundo. Todos ellos se regocijarán con un sorbo del divino amor, y esa unión entre ellos, ese vínculo, perdurará también por siempre. Es decir, las almas que se releguen a sí mismas al olvido, se despojen de los defectos del género humano y rompan las cadenas de la servidumbre humana, serán sin duda alguna iluminadas con los esplendores celestiales de la unicidad y todas alcanzarán la verdadera unión en el mundo que no muere.”

44. Conforme más y más almas receptivas abrazan la Causa de Dios y suman su suerte a la de los que ya están participando en la empresa global en marcha, el desarrollo y la actividad del individuo, las instituciones y la comunidad de seguro cobrará un potente ímpetu hacia adelante. Que una humanidad desconcertada contemple, en las relaciones que están siendo forjadas por los seguidores de Bahá’u’lláh entre estos tres protagonistas, una pauta de vida colectiva que la impulse hacia su alto destino. Esta es nuestra ferviente súplica en los Santuarios Sagrados.

[firmado: La Casa Universal de Justicia]

Short link: http://wp.me/PcgF5-1Bk

Return to the index of the documents archive

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: